Ir al contenido principal

Tacos de Félix

Por los rumbos de la colonia Morelos, en la esquina de la calle Peñón con Grabados se localiza la legendaria taquería de Félix desde los sesentas. Esta taquería es famosa por sus tacos de suadero los cuales no tienen comparación.

Si uno llega ya comido es posible que se coma un plato con cinco tacos, si se llega hambriento se puede llegar hasta los veinte. El placer sale caro porque cada taco es de a $7.00 pesos pero se garantiza un suadero excepcional.

No esperen grandes comodidades, sólo hay dos mesas de plástico y dos barras. La salsa se sirve desde un vaso de plástico pero aquí se puede pedir el delicioso pápalo (así si nos entendemos).

Ya el local está algo renovado lo cual en parte me dio tristeza porque la primera vez que fui (como hace diez años) me hacía sentir como en una película de Pedro Infante o como en esa que se llama "Acá las Tortas". Cuenta la leyenda que el señor fundador se llamaba Félix, que empezó vendiendo los tacos en la calle y que le iba al Cruz Azul, motivo por el cual su local lo pintó de azul y lo llegó a decorar con alguna que otra bandera. Ahora el local lo atienden puras féminas y no hay por ningún lado referencia al nombre de la taquería pero siguen estando muy buenos los tacuches.

Ya de salida me dieron el recorrido turístico que incluía ver a las chicas de la vida alegre (no creo que se la pasen muy bien, la verdad) al lado de la iglesia y a unas cuadras del edificio de la policía (todos haciéndose de la vista gorda). Las chicas ahora las veo muy jovencitas y hay muchas. También me tocó ver los puestos vacíos de la calle que resulta que eran puestos de ropa de La Merced, toda la calle llena de basura. Así con esta foto que me ha quedado en mi cabeza me pregunto que si así como está este rumbo así le va al país, yo creo que al menos así le va a la mayoría y la mayoría es la que hace a un país porque es esa mayoría la que se queda en él y sigue procreándose.

Por lo pronto Jelipe anda viendo cómo le hace para que no le regresen a los 20 millones de mexicanos que se fueron a buscar las oportunidades que no les ofrece su propio país. Porque esos expatriados mandan lana que le hace falta al país. A leguas se ve que nada más se quiere la lana que mandan porque cuando regresan los tratan de "pinche indio"; pero eso sí, los aztecas eran lo máximo y llegaron los cochinos españoles a darles en su madre (cualquier fresoide negará sus raices indígenas y se proclamará español de raza pura). Pura doble moral.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…