Ir al contenido principal

Mac-cuatito

Desde que era chiquita quise tener un perro. Mi mamá nunca me dejó, me posponía el momento una y otra vez. Primero me dijo que podía tener uno cuando creciera y lo pudiera cuidar, crecí (mucho, ja, ja) pero entonces el departamento de interés familiar en el que vivíamos cinco era muy pequeño para considerar la llegada de un perro... y tuve un pajarito que quise tratar como perro hasta que me picó. Mi mamá me dio esperanzas: "cuando vivamos en una casa, podrás tener tu perro". Recé y recé a Dios como mi abuelita me enseñó y un día mi papá después de mucho intentar logró que le concedieran una casa del Infonavit, era vivir al otro lado de la ciudad pero al menos tendríamos espacio para todos. Yo estaba muy contenta porque entonces podría tener mi perro. Mi mamá fue inflexible y me dijo que podría tener mi perro cuando tuviera mi propia casa. ¿Qué?

El tiempo pasó y un día tuve mi propio lugar donde vivir. Y quise un perro. Una semana después de tener a Mac yo ya lo quería regresar, no pensé que fuera tan difícil convivir con un perro tan miedoso y con tanta energía, pasamos malos ratos (entre nosotros y con los vecinos) y tuve que mandarlo a educar, de lo contrario podía se arrastrada por la calle en cualquier momento.

Mac-sito ahora es muy educado y juntos ganamos premios en competencias perrunas. Mac sigue teniendo mucha energía y sigue siendo miedoso, pero él ha aprendido a usar su miedo como un detonante que lo impulsa a ir más allá y su amor por mi le hace hacer cosas complicadísimas como dejarse coser la pata sin anestecia (12 puntadas, el pobrecito).

Mac y yo inventamos eso de Mac-num, Mac-intosh, Mac-ciato,... mucho antes de que apareciera "McDreamy". Mac es mi mac-perro y está conmigo en las noches cuando a veces tengo miedo. En los días de frío me calienta, en los días de calor se tumba junto conmigo para tomar el sol. Llena mi casa de pelos pero también mi vida de amor.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…

Cursos de ángeles

¿Por qué alguien quisiera tomar un curso de ángeles?

Yo tomé uno hace unos años. Mi razón es que quería saber más de los ángeles y, sobretodo, conocer quién era mi ángel. Parece razonable pero semejante intención ya tiene un problema fundamental que tiene justamente qué ver con la esencia de los ángeles.

Para ir a un curso de ángeles primero necesitas creer en los ángeles. Para no ir a un curso de ángeles (dejando a un lado la falta de interés o la idea, completamente racional, de que es un conocimiento inútil) necesitas comprender en qué es exactamente en lo que crees. Para comprender exactamente en lo que crees no necesitas ir a ningún curso de ángeles, lo que sí necesitas es cuestionarte y responderte honestamente y quizá dialogar con alguien a quien le interese el tema, tenga un pensamiento crítico y no le interese tu dinero o tu afiliación.

Si quieres saber de ángeles, puedes leer la Biblia. Ahí encontrarás el quehacer angelical y podrás darte cuenta que no tiene nada que ver co…