Ir al contenido principal

El túnel del tiempo

Iba yo en un avioncito hacia Frankfurt cuando empezó a nevar, tanta agua y café que había bebido horas antes me hacían sentirme francamente incómoda y para colmo no podía levantarme de mi asiento. Rogé que llegáramos pronto pero la nevada hizo que las cosas sucedieran exactamente contrarias a mis deseos.

Hice respiraciones de relajación y me entretuve mirando la ciudad desde lo alto, luego puse toda mi atención en la pista cubierta de blanco cuando aterrizamos y me dije que era la primera vez que lo veía todo blanco y que eso ya valía la pena. Ya habíamos llegado y yo pronto podría ir a hacer pis.

El avioncito se fue a estacionar hasta la otra esquina del aeropuerto (la opuesta a las salas) y esperamos a que llegara el dichoso camión que nos llevaría hasta la otra esquina (por la que pasamos cuando aterrizamos). Luego atravesamos las pistas en calidad de despacio y esperando a que los aviones se movieran primero que nosotros. Válgame, yo ya me estaba haciendo y daba un espectáculo de "tap" a los pasajeros.

Luego se mitigó un poco mi urgencia con un ataque de locura. El triste camión en lugar de pararse en la sección A, que era la inmediata se siguió hasta la B. Mi memoria se despertó y yo ya me hacía en un camión de la ruta 100 en mis épocas de estudiante, quería gritarle al chófer "¡bajan!" y luego decirle "¿qué pasa c.?, "¿me quieres llevar a tu casa?", "hijo de la ch.", pensaba, "¿a dónde nos lleva?". Cuando se paró finalmente, yo ya estaba en posición de arranque para iniciar la caza de un WC. Maldita sea, no había y encima tenía que pasar por El túnel del tiempo (el pasaje entre la sección A y la B), el desgraciado túnel luce interminable cuando uno lleva dos horas y media conteniéndose.

Al fin llegué a un baño, sólo tenía dos plazas y estaban ocupadas por dos mujeres con problemas porque se tardaron horrores. Ya cuando pude entrar a un WC eran tantas mis ganas que no podía hacer pis y cuando finalmente lo logré un dolorcito en la encía apareció (¿a alguien le ha pasado o soy el único bicho raro?).

*****

Sólo por contarles esta historia me detuve a media carrera apretando las piernas a sacarle la foto al túnel. ¿Quién los quiere?

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…