Ir al contenido principal

HARMONI-expo

En una librería me encontré este volante para asistir a una exposición de armonía que tendría lugar en Liljeholmshallen. El volante decía en que la exposición se podría encontrar cristales, música, medicina natural, productos de la India y mucho más.

Dejé por ahí tirado el volante y justo el día de la exposición lo volví a encontrar y me animé a ir.

Fue extraño. Nunca había estado en una exposición de este tipo y aún cuando el tema de la medicina alternativa y la espiritualidad me atraen, ver tanto me saturó.

Lo primero que hice al llegar fue sacarme una foto de mi aura. Me senté en el puesto, me hicieron poner la mano izquierda en una caja con bolitas metálicas una vez que se aseguraron que no tuviera algún metal en la mano. Luego me pasaron con un chavo que conocía un poco de los términos en inglés y me empezó a preguntar de dónde era y si me gustaba Suecia y cómo me sentía en el país. Luego le dieron la foto que era la silueta de una persona con los chackras coloreados y el aura alrededor. El chavo me empezó a decir lo que sentía de mí guiado por los colores del aura y... acertó. Pero luego mi mente analítica me dijo que seguro eso le dicen a todos y me puse de fisgona a mirar las auras de los otros que se sentaban, de entrada eran diferentes y pues se tardaban más y luego se abrazaban. Y una sensación rara me circuló.

Caminé por ahí, viendo piedritas de cuarzo, agatas y demás como si estuviera en Coyoacán, bueno no tanto porque en Coyoacán se ven más bonitos los puestos. Vi puestos donde leían el tarot, donde curaban (con las manos), donde se comunicaban con "el más allá". También habían masajistas, productos chinos (monedas, colgijes), tés, chocolates y un señor haciendo una demostración de la afectación del celular en una persona.

En otro puesto volví a sacarme la foto de mi aura, esta vez con mi cara, nada de chackras. El color del aura fue igual y aunque en esta interpretación la mujer fue menos emocional me mencionó ciertas cosas que ya no daban lugar a coincidencias o generalidades.

Escribirles esto es un poco difícil por mi formación y porque mi mamita me enseñó a dejar mis cosas personales fuera de la mirada de los demás, pero les quiero compartir la experiencia porque a veces las cosas se dan por alguna razón y la manera de ir encontrando tu camino puede estar en cualquier lugar. Sí, ya me lo había dicho mi papá (lo que me dijeron de mi aura) y mi papá es gente seria y racional pero como es mi papá no lo escuché; tuvo que venir alguien más a decirme lo que necesitaba oír.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…