Ir al contenido principal

1968

En la British Library hay una sala sobre 1968, decorada con imágenes de El Che (no sé por qué si ya lo habían matado el año anterior) y colores llamativos. La sala sólo tiene dispuestas dos filas de monitores mediante los cuales puedes acceder a los eventos que acontecieron en el 68.

En breve les puedo decir que el mundo andaba muy activo por esos días:
  • A inicios del año Checoslovaquia aparece en escena con la elección de Alexander Dubček como líder del partido comunista (evento llamado Prague Spring)
  • Se independizaron Nauru, Mauricio, Suazilandia y Guinea Ecuatorial
  • La guerra en Vietnam despedazaba la psique de sus actores y con todo USA gastaba en su programa Apollo y tenía rondando a su Zodiac Killer
  • Martin Luther King, Jr. y Robert F. Kennedy son asesinados
  • Francia hacía explotar su primera bomba nuclear, la US Air Force nos regalaba la descarga accidental de cuatro bombas nucleares y por ahí la armada seguía con sus experimentos químicos mientras submarinos de Israel, Francia y USA se hundían
  • Diversos movimientos en busca de derechos y manifestaciones estudiantiles ocurren por doquier (USA, Polonia, UK, Alemania, Francia –French May–, México, Irlanda del Norte)
  • En México nos pulimos con la matanza de Tlaltelolco (desde entonces se grita "2 de Octubre no se olvida" pero al parecer muchos lo olvidaron diez días después)
  • Las Olimpiadas se llevaron a cabo en México y por ahí el black power salute de dos medallistas en el podio es desplegado en más periódicos alrededor del mundo que la propia matanza de la que un informe hablaba de sólo 20 muertos.
  • La madre naturaleza nos apoyaba en nuestras matanzas con un terremoto en Sicilia, tornados en USA y la erupción de un volcán en Costa Rica.
Pero no todo fue horror, Johnny Cash grababa su Live at Folsom Prison (buenas rolas), los Green Bay Packers ganaban el Super Bowl (go Packers), en París se efectuó el primer trasplante de corazón en Europa, el peliculón 2001: A Space Odyssey se estrena, el Manchester United ganaba la Euro-copa (y eso que Ronaldo todavía no nacía), los Beatles lanzaban su White Album.

Si sacamos cuentas me parece que le quedamos a deber al mundo.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…