Ir al contenido principal

The Sampler

Me han invitado a probar las delicias del vino en un pequeño local londinense cerca de la estación Highbury and Islington.

La mejor manera que tengo para reconocer las diferencias y particularidades de un vino es comparándolo el mismo día y dentro de un rango de dos horas, puesto que mi memoria es mala además de que el sabor del vino está directamente relacionado con el momento en que lo pruebo (el lugar, el humor, la compañía). Así que los wine-tasting son algo que aprecio mucho.

Lo malo es que o bien los hacía con un productor o en un local que ofrecía los de la región o con amigos que llevaban cada quien su botella y al final uno se quedaba perdido en la plática y con la preocupación de que no se fuera a acabar una botella (ja, ja)... Alguna vez tomé un curso pero luego tenía que manejar hasta mi casa y pues así no se puede.

Así que entré al local esperando más o menos la misma mecánica: esperar a que se juntara gente, escoger algunas botellas y beber comentando entre los participantes. ¡Sorpresa! mis anfitriones levaban consigo una tarjeta especial propia del local (The Sampler), uno iba por su copa, se paraba en alguna de las máquinas (la de pinot noir, la de shiraz, la de merlot, la de españoles, etc), introducía la tarjetita y apretaba un botón con el tamaño de la muestra que uno quería y listo a probar. Así que con pequeñas porciones y un buen crédito en la tarjeta se puede probar muchísimo, seleccionar los preferidos y volver a compararlos.

Primero me estacioné en con los shiraz, luego algún pinot noir y luego miré fascinada la maquina de los Wine Icons con pequeñas pruebas de £22 y £35 cada una (700 pesos el trago), mi bolsillo no me lo permitió (ni mi conciencia tampoco) de modo que probé de la máquina dos de los más baratos £3 el trago y los disfruté muchísimo, me gustó tanto uno que volví a él a que me hablara al oido (ya a estas alturas haciámos analogías).

Estos son los vinos que más me agradaron, los recomiendo ampliamente:

1. Dal Forno Romano. Valpolicella Superiore 2002 (£69.99 la botella)
Italia. 96 puntos

2. Negly La Port du Ciel 2004 (£68.49 la botella)
Francia. 96 puntos

3. Two Hands. Lily's Garden Shiraz 2005 (£29.99 la botella)
Australia. 95 puntos

The Sampler
266 Upper Street
London, N1 2UQ

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…