Ir al contenido principal

Pies al descubierto

Siempre he pensado que no hay nada más cómodo que quitarse los zapatos cuando uno está cansado, cuando hace calor y están hinchados los pies o cuando se usan zapatos-vanidad.

En Estocolmo he podido ver en verano a quienes caminan descalzos por la calle, ahí si no le entro porque debe ser doloroso ir pisando piedrecillas y porque las calles no se me figuran muy limpias (a lo mejor en Chicago si me ando animando). También he visto que se cambian los zapatos de caminar por los de estar sentado en la oficina, esta práctica si me la anoto para copiarla inmediatamente pues me parece de lo más práctico para evitar pies y zapatos destrozados.

Pero lo que me ha tenido mirando hacia abajo es una pequeña obseción que empezó cuando fui reprendida por mi amiga La Güera por sacarme los zapatos en lugares públicos. En México se puede ver por debajo de la mesa a quienes se sacan los zapatos mientras comen (en lugares fufurufos, no crean que hablo del restaurante de la esquina) y en verdad no me parece mal mientras no les huelan los pies porque se nos hecha a perder la comida a todos; ya el tema de si tienen cuidados o no los pies pues ya es su asunto si quieren ir enseñando callosidades, de ahí la buenísima idea de los suecos de usar calcetines con las chanclas. Bueno, el caso es que estando en Londres, una de las ciudades donde se cuida mucho el estilo, sobre todo en el trabajo, me he percatado de varios que se sacan los zapatos debajo de la mesa; ¡ajá! de modo que los londinenses se permiten ciertas libertades (yo sé que ya caí en estar generalizando y que seguro hay muchos que no lo hacen, pero vi varios en un día y tengo fuentes bien informadas que me han asegurado de la existencia de al menos una chica que camina sin zapatos en la oficina).

Así que venía pensando en todo ello cuando de pronto a mitad del autobús (de esos rojitos de doble piso) una mujer que no había conseguido lugar se sacó los tenis (zapatos deportivos, "champions" para mis amigos los uruguayos) con un respiro de alivio. Vaya, si se saca uno los tenis seguramente se tiene un verdadero dolor. Yo por lo pronto me declaro a favor de la comodidad, suficiente trabajo cuesta ya vivir como para encima andar sufriendo por cuidar las formas.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…