Ir al contenido principal

Viviendo la transmisión de Beijing 2008

La inauguración de las olimpiadas en Beijing me tiene conmovida hasta las lágrimas. Siempre me han emocionado los deportes, pienso que cuando uno hace deporte está en completa comunión con uno mismo y ver la fiesta que se genera para recibir a los mejores atletas del mundo me eriza la piel. Me gustó que la inauguración hiciera foco en la gente, pues para mi las olimpiadas son una celebración del cuerpo humano, de la demostración de lo que es capaz de hacer el nuestro cuerpo.

El estadio estaba cubierto de chinos, no se cuantos pero eran muchos y mostraban disciplina y sincronía. Me pongo de pie y les aplaudo. Fuegos artificiales por toda la ciudad van prendiéndose en línea

Ahora pasan las delegaciones. Qué emoción (que no se me vaya a pasar México)...

Por qué los atletas de Brasil en su mayoría son claritos, yo pensaba que en ese país la mayoría era gente con más color en la piel, supongo que también es una leyenda que la gente de color tiene mejor desempeño físico.

Hay unas chicas lindísimas, me agrada encontrar la belleza fuera de las razas arias.

Cuando veo a los países africanos desfilar con trajes me supongo tradicionales, no puedo imaginarme como se verían mas mexicanas desfilando de adelitas o chinas poblanas. Suelo ir comparando el uniforme y ver cómo algunos se esmeran más que otros para luego toparme que quien sabe qué costurera confeccionó los trajes de los atletas mexicanos. Espero que este año se hayan esmerado, pues nuestros atletas fungen de carta de presentación de nuestro país.

Tengo un problema con los países. No sé en qué orden van desfilando, el cartel que va delante de ellos está literalmente en chino y la traducción de la transmisión en sueca, así que si veo a algún chico guapo no tengo idea de dónde es, así que de antemano una disculpa a mis lectoras.

Uy, los hermanos nicaragüenses son poquitos, creo que hasta menos que los de Madagascar.

Canadá, ya van llegando los países con más presencia, desfilan como turistas en vacaciones, ah qué curioso, llevan algunos con turbante.

España, ya se paran Leticia y Felipe para recibir a sus atletas, me acuerdo cuando era Felipe el abanderado de la delegación española, creo que le daba al velero ¿no?

Oigan, oigan, se oyen mariachis, pero nada de mexicanos, sale Iraq y luego Irán. ¿Qué pasó mis amigos chinos?, ¡no se equivoquen!

Guatemala. Ahora Hungría, hasta les dieron bolsitas a las chicas. República Dominicana llega surtida en sus rasgos étnicos. A ver, ¿qué país tiene como bandera una de color azul con una cruz roja con el borde blanco? pues con ellos iba una chavilla lanzando sonrisas entre penosas y sexis a la cámara. Ahora Jordania, Guinea Ecuatorial, Finlandia, Sudán, Surinam (¿ya ven como van en otro orden? y encima se oyen gaitas irlandesas de fondo).

Salen los ches, son artos y les dedican tiempo los comentaristas suecos.

Órale con la sonrisa del abanderado de Aruba, hace como que posa para GQ. Y Gran Bretaña, lleva párvulos a las olimpiadas ¿hay una edad mínima y máxima para participar?

Francia luce saco azul pálido y pantalones negros, se ven muy elegantes. Su presidente se apresura a saludar y sonreír a las cámaras. Polonia lleva por delante a las mujeres en vestido rosa (las mujeres siempre debemos ir adelante). Los puertorriqueños se muestran ante las cámaras con una actitud de mírenme aquí voy pero en el modo ya chinqué. Kasahastan va muy luminoso.

Rusia despierta exclamaciones, son varios, no tantos como cuando eran parte de la Unión Soviética pero se ve que han incrementado significativamente su participación, según recuerdo.

Mmm. Ya salieron los gringos y el p...jo de Bush los saluda (que lo quiten, que lo quiten de las cámaras que me va a salar la tarde). Estos dicen quítense que ahí les voy. Tengo esperanzas en que los chinos les aplasten por mayoría. Pero me ponen a pensar, ¿cuántos recursos dedican a sus atletas? ¿Por qué México no apoya la formación de deportistas y se pierde en un fútbol de a peso en el que hay más intereses de sus pseudo-dirigentes que en el dar partidos de calidad?

Otra vez mariachis, que chido detalle que los pongan entre su set de canciones del mundo. La verdad, verdad es que se oyen re-bonito.

Pero vean los de Portugal que listos que llevan sus bandas con el nombre de PORTUGAL, así no hay pierde.

A miren, el abanderando de Chile (creo que se llama Fernando González, según capté) le da un aire a Jon Carin. Que sorpresa, Suiza lleva de abanderado a Roger Federer. Por otro lado tenemos a Suecia que ha dotado a las chicas de abanicos azul y amarillo.

Italia, mis amigos en gris y blanco, luciendo elegantes como siempre; se ve que ponen atención a la confección del uniforme. Lo que sí es que son desordenados, ya se le pegaron a la abanderada de Senegal y van brincando.

México, México, ra, ra, ra. Pero que guapas las mexicanas en su traje hueso con una falda muy femenina. Vaya, ya era tiempo que los vistieran de manera digna. Muy guapos y formales. Mua, mua.

Luego salen los guapos alemanes que ya ni caso les hago de lo emocionada que quedé de ver a México. No, espérense, es que sí están guapos.

Al final China, guau. El estadio de pie recibe a sus atletas. Sus dirigentes, con una sobriedad minimalista levantan el brazo recto y agitan sólo la mano mientras la delegación extremadamente numerosa termina de llenar el estadio.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…