Ir al contenido principal

Ver el cine en Estocolmo

Siempre me ha gustado el cine, eso lo heredé de mi mamá. Me gustaba desde que veía el periódico con mi mamá y buscábamos una función disponible próxima en los cines del alrededor que abarcaba el Pedro Armendariz, el Churubusco, los Gemelos de Villacoapa, el Brasil, el Copacabana, el Coyoacán, los Viveros, el Géminis y otros tantos cuyo nombre tristemente ya no recuerdo.

Escoger una película simplemente porque quedaba a la hora que nos proponíamos salir hizo que viéramos diversidad de películas, algunas hasta las sufrimos pero jamás abandonamos el cine. Me recuerdo de dos horribles, una hasta estuvo nominada al Oscar: "Alcino y el Condor". La otra era casi porno para mis ojos de adolescente (con mi estatura siempre pensaron que era mayor), creo que se llamó "Star".

Había películas que no pude ver ya fuera por el impacto visual o porque se me hacían muy aburridas y además las vi siendo una niña que ni siquiera alcanzaba a leer los subtítulos. Pasé noches de pesadilla con las imágenes de "Tiburón" y me la pasé bomba jugando con mi hermano en el cine mientras se proyectaba "La Guerra de las Galaxias". Así fue.

Estando en Estocolmo no pensé que fuera a disfrutar tanto el cine. Mi inglés no es muy bueno y aventarme las películas de puro oído agrega dificultad. Pero lo he disfrutado enormemente aún cuando no tenga unas palomitas empapadas en salsa Valentina, ni haya salas VIP. ¿Cómo es que disfruto? uno se puede explayar, es decir dejarse llevar con la película.

Si la película ha generado expectación, tan pronto empieza se siente y se oye la emoción. Algunos hasta dejarán salir un Iuuuiiii. Luego durante la película hay manifestaciones de risa, llanto o sorpresa y al final, si todo salió bien y fue del agrado del público hay aplausos.

En México si alguien aplaude es visto como un naco. Yo creo que porque aplaudimos para felicitar al generador de la emoción y aplaudir sin que el generador pueda escucharnos es como hablarle a la pared. Pero en Estocolmo se aplaude por gusto, para hacer manifiesta la emoción y es padrísimo. ¿Qué hará la gente si la película es realmente mala?

Yo espero ansiosa ir a ver "Mamma Mia!" porque nada más en los cortos la gente sonríe feliz y luego la música de ABBA..., guau.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…