Ir al contenido principal

Ver el cine en Estocolmo

Siempre me ha gustado el cine, eso lo heredé de mi mamá. Me gustaba desde que veía el periódico con mi mamá y buscábamos una función disponible próxima en los cines del alrededor que abarcaba el Pedro Armendariz, el Churubusco, los Gemelos de Villacoapa, el Brasil, el Copacabana, el Coyoacán, los Viveros, el Géminis y otros tantos cuyo nombre tristemente ya no recuerdo.

Escoger una película simplemente porque quedaba a la hora que nos proponíamos salir hizo que viéramos diversidad de películas, algunas hasta las sufrimos pero jamás abandonamos el cine. Me recuerdo de dos horribles, una hasta estuvo nominada al Oscar: "Alcino y el Condor". La otra era casi porno para mis ojos de adolescente (con mi estatura siempre pensaron que era mayor), creo que se llamó "Star".

Había películas que no pude ver ya fuera por el impacto visual o porque se me hacían muy aburridas y además las vi siendo una niña que ni siquiera alcanzaba a leer los subtítulos. Pasé noches de pesadilla con las imágenes de "Tiburón" y me la pasé bomba jugando con mi hermano en el cine mientras se proyectaba "La Guerra de las Galaxias". Así fue.

Estando en Estocolmo no pensé que fuera a disfrutar tanto el cine. Mi inglés no es muy bueno y aventarme las películas de puro oído agrega dificultad. Pero lo he disfrutado enormemente aún cuando no tenga unas palomitas empapadas en salsa Valentina, ni haya salas VIP. ¿Cómo es que disfruto? uno se puede explayar, es decir dejarse llevar con la película.

Si la película ha generado expectación, tan pronto empieza se siente y se oye la emoción. Algunos hasta dejarán salir un Iuuuiiii. Luego durante la película hay manifestaciones de risa, llanto o sorpresa y al final, si todo salió bien y fue del agrado del público hay aplausos.

En México si alguien aplaude es visto como un naco. Yo creo que porque aplaudimos para felicitar al generador de la emoción y aplaudir sin que el generador pueda escucharnos es como hablarle a la pared. Pero en Estocolmo se aplaude por gusto, para hacer manifiesta la emoción y es padrísimo. ¿Qué hará la gente si la película es realmente mala?

Yo espero ansiosa ir a ver "Mamma Mia!" porque nada más en los cortos la gente sonríe feliz y luego la música de ABBA..., guau.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…