Ir al contenido principal

Solna Centrum en lugar de Gamla Stan

Ni a comparación llega, yo lo sé y si de escoger se trata me quedo mil veces con Gamla Stan. Hoy no se trató de querer o no querer, hoy se trató de que el día simplemente me dijo que hoy no iría a Gamla Stan.

Ya había comido, estaba bailando al ritmo de los ochentas (que en Estocolmo es de lo más fácil) cuando alguien tocó a mi puerta. Era un emisario de Com Hem que venía a desmadrarme el plan. El güerito sonriente me pidió pasar a checar unos cables del balcón porque los del restaurante tailandés que está abajo de mi departamento no tenían cable (eso para un negocio está cañón, así que lo dejé pasar). Fue y deshizo en un ratito lo que tanto trabajo había costado que hicieran para que pudiera tener internet y tv. Yo ya hacía ruido y me echaba perfume a ver si entendía la indirecta y me decía bye bye. Finalmente captó la onda y me dijo que si ya iba a salir. "Yes" le dije. Pues que qué problemón porque el fulano que vino antes hizo su trabajo con las patas y que para que tuviera cable yo, le cortó el cable al del restaurante y me lo puso a mí (a que cabrón), entonces tendría que esperar a que me hablaran para agendar una cita y que viniera alguien a arreglarlo todo. "Nej, nej, nej. I Need it now", le dije. "So you can wait" me contestó triunfante, "yes" (ya que). Así que luego de varias llamadas de las que sólo pesqué el 10% de lo que dijo, ires y venires terminó haciendo un spleat de la señal del restaurante con la amenaza de que me volverían a hablar para hacer una cita y pudieran terminar el trabajo como tenían que haberlo hecho desde la primera vez.

Tan pronto salió del departamento el hombre-pausa corrí por mis cosas y salí sólo para descubrir que empezaba a llover. Tomé un camión a Solna Centrum y pasé al café Espresso House por en espresso frappino stor, tack. En el medio se me cruzó la librería y Doris Lessing con su autobiografía y primer novela "The Grass is Singing" que empieza con una cita de T.S Eliot tan mentado esta semana (no entiendo lo que me quiere decir, les junto las citas y luego les platico).

En lugar de edificios antiguos de los que tenía hambre, en la mirada me queda una construcción moderna que aquí les comparto,

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…