Ir al contenido principal

Que alguien calle al chamaco

Los niños de ahora tienen muchas más oportunidades de expresarse que los niños de mi tiempo. Aún ahora me auto-reprimo (no vaya a ser que le resulte desagradable a alguien), estoy tan bien amaestrada que hasta evito cantar en la soledad. Me explico.

Voy en un avión Estocolmo-Londres. Ingleses y suecos llenan el avión en su mayoría. Enfrente mío, en dos filas continuas va una familia de habla inglesa. Los nenes brincan en los asientos, uno tira su juguete hacia mi fila, otro el jugo en la mesa de su mamá. Todo tolerable hasta que deciden que ya no se “hallan” y lanzan alaridos de protesta.

Si a la edad de dos años se me hubiera ocurrido estallar en llanto por que me sentía incómoda de alguna manera, mis padres hubieran terminado mi vocalización mostrándome lo mala que estaba siendo, terminando así con la incomodidad que les pudiera generar a ellos o a los que estuvieran alrededor. Pero los chamacos en cuestión llevan media hora desahogándose (en relevos) y diría que hasta regodeándose en su histeria sin que sus papás les dirijan la menor reprobación. Los pasajeros aledaños sonríen a los chamacos como si estuvieran haciendo alguna gracia.

Yo quiero gritar. Me contengo. Ni para verlos feo (hay que entender su inquieta alma descubriendo los poderes de su garganta).

Quizá cuando estén grandecitos no se repriman, ok, bien por ellos, pero a mí ¿quién me quita los nervios crispados?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…