Ir al contenido principal

Shit Happens

"Shit happens", dijo en tono conciliador la enfermera de una clínica veterinaria en Södermalm. La frase llegó a tiempo, mi boca ya estaba más que seca y los hombros me empezaban a doler.

Todo iba bien, habíamos pasado ya una hora caminando por un parque encantador bajo el cielo azul. Quise más. Uno debe siempre saber cuando ya es suficiente, cuando buscar más puede dar al traste con lo logrado. Debí haber dicho "I'm done" como George en la serie Seinfeld, dar la vuelta en la esquina y regresar al departamento a dejar a Mac y Meg para luego salir yo.

Tomé el mapa y vi hacia dónde se encontraba el siguiente punto de interés. Enfrente una carriola se acercaba con un pequeño terrier asomándose inseguro. El terrier volteó a ver a la conductora de la carriola pero esta no le hizo caso y ante esto continuó animado. Le dí la vuelta para esquivarla pero se detuvo para preguntarme si se podían oler (los perros). "I'm not sure" estaba saliendo de mi boca cuando ella soltó al perrito y Mac se fue sobre de éste. Acto seguido dos mujeres gritando "no" forcejeaban entre los perros para separarlos. Metí la mano entre la boca de Mac para que soltara al terrier, pero la mujer no hacía más que luchar con Mac en lugar de agarrar a su perro y nuevamente Mac lo alcanzó, misma operación con la orden de "take your dog" dio resultado. Dos hombres espantados se pararon a ver que podían hacer sin meter las manos y se marcharon. Saliva por todo el piso, mi corazón detenido y Meg como si nada hubiera pasado.

"Is your dog ok?" pregunté. "He is not bleeding, I think he is ok. Let me see what the owner wants to do". Encima lidiar con un hombre histérico al que le llaman que su perrito acaba de ser atacado por un perro diez veces más grande. Yo no llevaba ni identificación ni dinero conmigo, así que fui escoltada por una señora, una bebé y un cachorro a mi domicilio (no sea que me fuera a escapar).

Yo hubiera pensado que en un país tan civilizado la gente no se hecha a correr cuando sucede un problema. Pues no, según la mujer con la que pasé las siguientes dos horas algunas personas se van porque no quieren pagar, así que mi actitud hablaba muy bien de mi. Bueno, supongo entonces que también aquí estoy fuera del rango.

Y si por algo pasan la cosas, ésta no se por qué. Conocí a un veterinario cerca de donde vivo (de verdad no había tanta necesidad), gasté coronas que no tenía, me volvieron a decir que lo mejor es asegurar a los perros (bueno, ya sabía los nombres de las aseguradoras, Atria salió en este caso, de verdad no había tanta necesidad). Bueno, me dí cuenta que siempre pretendo estar muy tranquila y decir "estoy bien" cuando en realidad no lo estoy, también me quedo con la angustia aún cuando hago lo que se tiene que hacer y ya no hay más. Dicen que la inteligencia emocional la miden por la capacidad de respuesta y adaptación. Mmm.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…