Ir al contenido principal

Södermalm

Vivo en Södermalm, abajo de Gamla Stan. Aunque la isla es pequeña (tan pequeña como la puede considerar un mexicano) hay paisajes de todo tipo: calles transitadas, calles solitarias, parques tranquilos o bien atestados de adultos jóvenes tomando el sol, escaleras solas o repletas de jóvenes tomando la comida de medio día, construcciones modernas y también empedrados que concentran barrios antiguos.

Parece que aquí nadie se detiene a vestirse como mejor le parece, es como si el miedo al ridículo no existiera (claro está que la fisonomía de la mayoría da para ponerse lo que sea). No importa que los pantalones desaparezcan los traseros de los chavos ni que parezca inevitable traer medias o mallones negros. Aquí se luce de todo sin estar proclamando que se es de una tribu o de otra como tanto cantan en el Distrito Federal.

Los automovilistas y ciclistas respetan el semáforo, los peatones no tanto. No se toca el claxon porque se tenga prisa ni se busca ganarle a peatón que aún no llega a la esquina para atravesar la calle. Muchos pasan por mi calle en su bici y desde temprano ya está una linea de bicicletas circulando hacia el norte.

Hay gente de diferentes razas y por primera vez he visto parejas de mujeres homosexuales, quizá sea que aquí son más abiertas a demostrar su afecto. Me parece que hay muchos bebés en carreolas y en camino. Lo que menos he visto son parejas de heterosexuales juntos, tomados de la mano.

Tanto he estado observando... Ayer que leía a H. G. Wells en The Time Machine subrayé esto que me gustaría tener presente cuando escribo sobre lo que veo:

“So watching, I began to put my interpretation upon the things I had seen, and as it shaped itself to me that evening, my interpretation was something in this way. (Afterwards I found I had got only a half-truth –or only a glimpse of one facet of the truth.)”

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…