Ir al contenido principal

Mi primer clase de sueco

Hoy tomé mi primer clase de sueco. Con dos clases perdidas inicié mi curso de sueco (svenska) pensando (más bien deseando) que no irían tan avanzados. Quizá, me decía, empezaron presentándose y luego otra clase de ¨Hola, yo me llamo", pero desafortunadamente para mi, descubrí que ya habían acabado un capítulo del libro y por como vi la clase de hoy, es un capítulo por semana y son frases completas con pronunciación a velocidad estratosferérica para mis oídos poco educados y ni se diga para mi lengua que ni en español se acelera.

Es algo penoso aceptar (quien me conozca sabrá la causa) que llegué con la ilusión de encontrarme con algún latino, un brasileño esperaba o un chileno. ¡Buaaa! en un nutrido grupo me encontré con una australiana, una estadounidense, tres tailandeses, una islandesa, una japonesa, un sudafricano y dos alemanes. Por cierto, que para continuar con el tema de la gente "fría" debo decir que uno de los alemanes resultó ser el más "cálido" del grupo.

Así que con mi cara de "what" (o debería decir "vad") como pude dije "Jag heter Flor, jag kommer från Mexiko" (a la maestra le debí haber sonado como si mi IQ fuera de 70). Que triste mi caso, pensé; sin embargo el alemán desbordando gentileza me dijo que si sabía algo de sueco (hombre, que detalle). Pero dicho sea que estoy resuelta a que se me tuerza la lengua para poder pronunciar este sueco que suena como a inglés-alemán-francés.

Aquí les pongo mi escuela: Folkuniversitetet, está justo donde acaba la calle de Drottninggatan, la cual si caminas derecho hacia el sur te lleva a Gamla Stan. La escuela tiene de frente un jardín hermoso que resulta ser el Observatoriet, cruzando el parque está la Biblioteca que cuenta con libros en varios idiomas y a la cual tiene acceso todo el que quiera.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…