Ir al contenido principal

La música y el vino


No había tenido el momento adecuado para leer el artículo de la BBC que me recomendaron. Está interesante aunque tan corto que decidí escribir al respecto como un medio para alargarlo. No que vaya a escribir yo alguna otra investigación al respecto, simplemente meras ideas al aire.

Hace tiempo había leído que uno de los sentidos sobre el que menos control teníamos ya que estaba conectado directamente con el cerebelo era el del olfato. ¿Pero a alguien se le había ocurrido qué tanto poder ejercen los sonidos en nuestras reacciones y más puntualmente el poder de la música en nuestras decisiones?

Me quedaba muy claro que hay música que me calma, otra que me emociona o me inspira, también tengo música para leer, para hacer labores físicas, para correr, etc. ¿pero para tomar vino?

Según el artículo la gente compra más vinos franceses si escucha un acordeón. Será que te sientes en ambiente y si relacionas Francia con acordeón pues ya está. Pero supongamos que nunca se ha estado en Francia o que no se ha accedido a esos documentales que tocan cierta musiquilla cuando hablan de París, entonces no habría manera de que la música de fondo afectara la compra.

Aunque he de recordar que me tocó entrar al Superama en México y ponían música de fondo. He de confesar que me sentía más a gusto comprando con esa música. Pueden jurar que si me ponen a Maná o cualquier grupo "hecho" lo más seguro es que terminara saliendo de la tienda antes de terminar mis compras.

Pero volvamos al tema. Si bien es cierto que Carmina Burana es una pieza musical particularmente fuerte ¿cómo es que esa pieza puede cambiar la apreciación del sabor de un cabernet sauvignon? Es cierto que este tipo de uva también es fuerte al paladar pero ¿cómo se liga el "fuerte" de una melodía con el "fuerte" de un sabor? Quizá la definición de fuerte sea algo todavía más abstracto y que el cerebro puede encontrar la relación entre el sonido y el sabor.

Salta a mi cabeza algo que me viene dando vueltas desde hace un tiempo: Todo está conectado. Lo pienso a cada rato.

Para quien se interese por el artículo, aquí la liga:
http://news.bbc.co.uk/1/hi/uk/7400109.stm

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…