Ir al contenido principal

El gusto de correr

Bendito sea Dios, recibí la bendición sentir placer corriendo. No se necesitan muchos aditamentos para correr, tan sólo unos zapatos deportivos y espíritu de aventura para dar vueltas inesperadas, meterse por lugares que no sabemos si tienen salida y luego, capacidad para recibir todo lo que el camino te va ofreciendo.

Así que hoy, con iPod en mano (sólo para propósitos de agregarle fondo musical al paisaje) y las llaves de mi departamento en la otra salí a disfrutar de estar viva.

Me fui corriendo hasta el canal y desde ahí lo recorrí de ida y vuelta. El sol me quemaba la cara, algunas güeras tomaban el sol sentadas a la orilla y como en todo buen día de cualquier lugar, la gente salió a pasear. Al canal salieron gente en sillas de ruedas motorizadas, bebés en sus carriolas empujadas o bien por su papá o por su mamá. Un asilo de más adentro sacaba a sus huéspedes veteranos para colocarlos en una fila de sillas, como si fueran a ver una obra de teatro y del otro lado una fila de infantes amarrados con un enorme lazo caminaban por el parque todos ataviados con mandiles de color rosa neón.

Creo que los que mejor se lo pasan son los perros, porque sus dueños se quedan más tiempo de lo normal y porque pueden junto a ellos quedarse panza arriba a recibir los rayos del güero mayor.

Pero la ropa todavía anda mezclada. Hay minifaldas y abrigos por igual; bufandas y blusas sin mangas, gorros invernales y lentes de sol. Hay quien sigue cargando con su invierno y otros que ya están abiertos a la primavera.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…