Ir al contenido principal

De primera vista

Ya saben, nada más uno llega a un lugar nuevo y empiezan las comparaciones (que es la única manera de evaluar la situación a la cual se enfrenta uno, cuando no hay con qué comparar entonces uno dice que es raro o diferente y entonces empieza el proceso de asimilación).

Así que de primera vista, las casas en las orillas de Estocolmo son "como gringas" de madera, a dos aguas, dos pisos y por dentro pues raras. De entre las cosas que muestran en una casa pues de entrada las habitaciones que se encuentren en la primer planta, luego los baños y la cocina con estufa eléctrica (aunque sea viejita) y al final el cuartito donde se encuentra el sistema de calefacción que es enorme y lleno de tubos. Chimenea tienen, algunas sólo en el piso de arriba y otras en los dos. Si tienen jardín se contará con ciruelos y manzanos que ahorita lucen medio muertos. Las manijas, cerrojos y escusado son diferentes.

Esa sensación de una casa dura, sólida no está presente.

En el radio, los locutores se oyen igual que los gringos y los londinenses, sólo que a estos no les entiendo nada (ja, ja) y cuando dicen las noticias ponen una musiquita igual que en México. En los reportes del tiempo global dicen las temperaturas de varios países y aunque mencionan a algunos de África y de Sudamérica a México se lo saltan (no existe). Las únicas noticias que he oído son sobre balaceras en Tijuana.

En el super de la esquina, no hay muchas verduras, pero las especias frescas las venden en macetita. Los jugos y leches con chocolate individuales en tetrapack son como un prisma cuadrangular con los lados redondeados y popotes retráctiles. Acá el tema de los recipientes es el reciclaje, si compras un embace que se puede reciclar te regresan dinero, así que hay quienes se dedican a colectar embaces; hay contenedores para poner plásticos, cartones, periódicos, vidrio (todos separados). Hay leche con diferentes porcentajes de grasa para escoger, los jugos saben delicioso (sin conservadores ni azúcar), el yogur está bueno a secas (el que es sensacional es el de Francia). Carne también marcada con diferentes porcentajes de grasa. Jamón hay de pollo, pavo, res, pato, cerdo y otras cosas que todavía no sé qué son. El cereal no está lleno de opciones pero lo que si hay es pan de todo tipo.

La ciudad está llena de cafés, la única cadena me parece que es Nero (en Londres hay más) y otra que por mis rumbos no veo aún, el café es bueno y cada negocio le da un toque personal. El otro día fui a uno famoso por sus Garbo's Tears, que son unas chocolate-galletitas en honor a Greta Garbo que vivía por el rumbo.

Hay muchos perros que afortunadamente tienen dueños que conocen sus "formas" y los que les gusta de agredir a otros perros pues van bien agarrados y los van conduciendo lo más lejos de los demás. Así que los perros siguen siendo perros, la diferencia son los dueños. Gatos no he visto ni uno, esos son más populares en Roma y Londres.

Las farmacias y vinaterías están controladas. Beber sale carísimo (un cocktail puede salir en 85 coronas suecas que son como 155 pesos, entre más alcohol tenga más caro sale) y sin embargo se bebe y mucho.

Y pues para los interesados en el servicio bancario... Es muy eficiente, justo estoy recibiendo viendo como cae en el buzón mi tarjeta personalizada que tramité el miércoles pasado (2 días se tardaron), el viernes me llegó mi código. Aquí puede uno elegir el emisor y si hay diferencia en servicio, cobertura y costo según la elección. Las sucursales, muy lindas.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…