Ir al contenido principal

Huaraches con Costilla

Hoy me llevó mi amiga a una aventura sin igual. La aventura comenzó en el propio descubrimiento del cambio de paisaje que traen las nuevas vialidades. Siendo ella tan buena para las calles y la manejada me pareció bastante interesante verla dar vueltas y vueltas por la Jardín Balbuena en busca de la avenida del Taller (o algo así).

La meta de la travesía consistía en llegar al mercado de Jamaica, al lado del cual, según cuenta La Güera, se hayan los huaraches con costilla más buenos de México. Me supuse que cualquier mercado por el rumbo que estuviera grande sería el famoso mercado de Jamaica, así que cuando vi los puestos con tremendos sacos de chiles secos me alegré y volteé contenta a mirar a mi amiga para encontrarme sólo con una cara de preocupación. En menos de un segundo ya estábamos atoradas en un congestionamiento turístico en el mercado de La Merced. Quise sacar mi celular para fotografiar todo el ambiente fantástico que me rodeaba, pero el miedo de La Güera me detuvo prudente. "Pero si esto está padrísimo", le dije llena de emoción ahora viendo toda clase de vasos de licuadora. Bueno, hasta pudimos comprar unos trapitos de cielo raso sin bajarnos de coche.

Después de media hora me empecé a preocupar porque no veía para cuando saldríamos del lugar y yo ya quería hacer chis, "¿Y si te estacionas ahí tantito?", "Estás loca, y deja de moverte. Piensa en otra cosa", "Om Namah Shivaya, Om Namah Shivaya". Finalmente mi amiga descubrió una calle libre y dimos vuelta, la sonrisa se nos borró al segundo siguiente pues no había vueta para otro lado que no fuera al mismo lugar de donde acabábamos de salir. Le imploré que se parara en cualquier lugar que se viera que pudiera contar con un baño decente. "Pues si quieres en ese hotel", "¡Si!, espérame aquí y como dice la canción please don't go". Por experiencia sé que cuando traigo cara de urgencia no me niega nadie el baño y así sucedió, el encargado me prestó las llaves del baño y a media meada ya me estaba hablando La Güera por el celular para saber si todo estaba bajo control. Salí con cara de satisfacción y mi amiga me recibió con su "Estás loca", "Cuando hay que cubrir una necesidad básica, hay que cubrirla".

A los diez minutos ya habíamos encontrado el dichoso mercado que yo ya estaba dando por leyenda urbana. Con la cara de paisanas que traíamos nos pidieron que nos estacionaramos ahí lueguito, qué le hace que sean cinco metros de sentido contrario y salida de estacionamiento, "Si hoy nadie sale güerita, ahí está bien, aquí se lo cuidamos". Bajamos triunfantes y nos dirigimos al local que está al lado del tradicional Azteca que baña los huaraches en aceite. El lugar resultó ser todo un hit, tremendos huarachotes nos dieron, eso sí sin grasa y luego, por si fuera poco, un trío llegó a crear el ambiance. Emocionada aplaudí la primer canción (por cierto que los comensales tardaron en aplaudir también, para mí que ya lo ven tan común que no lo aprecian), me parecieron mejores que Los Panchos y luego luego les dí diez pesotes para que se animaran, pero se hicieron los desaparecidos y no volvieron a cantar.

Nosotras acabamos y justo antes de que cerraran el changarro (a las tres de la tarde) mi inteligente amiga pidió cuatro huaraches para llevar. ¿Quiubo?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…