Ir al contenido principal

Ya nada es igual

En mi preparación para lanzarme al abismo he decidido irme despidiendo de algunas cosas. Esta vez le tocó al centro de Coyoacán.

Terminé ahí buscando libros y huyendo del tráfico de la glorieta de Miguel Ángel del Quevedo y Universidad.

Primero me paré en la librería Gandhi. Error. En esta librería no tienen nada y lo que hay ya está todo empolvado y además no tienen sensibilidad para tratar a un alma que busca desesperada el consuelo de unas letras bien acomodadas.

Como ya hacía hambre y se me atravesó un local con una señora echando tortillas, supuse que encontraría buena comida a bajo costo. Error. Me comí los sopecitos más tiesos de la historia y a un precio exorbitante: ¡46 pesos!. Así que eso, mas un taco de nopales y una agua de horchata me salió en 100 pesos y la seguridad de que jamás volvería.

Luego fuí a la librería El Parnaso. Error. Los libros que tienen son de unas ediciones patito, perfectas para alguien que no le interesa mucho lo que lee. Se salvó la visita por una agenda de Mafalda que me encontré muy bonita.

Ya con la plaza de frente me dije que sería buena idea despedirme de los esquites y los famosos helados de Coyoacán. Error. Me acordé de las filas enormes que había que hacer para refinarse ya sea un elotito o un helado. Alegre camino entre una multitud de gente y puestos que ya no venden a los precios de antes. Me espanté al ver globos de caricaturas gringas en medio de mi Coyoacán, para luego sorprenderme que no hubiera fila en los locales a los que me dirigía. Opté por empezar con los esquites.

Los esquites generalmente eran una maravilla. Uno podía empañar un coche del picor que causaban. Cero. Primero hay que mendigar el que le expriman otro limón y luego que le pongan tantito queso (no le hace que dije que sin mayonesa). Pasaron los esquites sin triunfo ni gloria.

"Bueno, el helado si tiene que estar bueno", me dije. Error. Ahora esos helados son de los más horribles que he probado, compiten con el sabor a congelado de años de los de la fuente de sodas del Italiannins. Sabores no hay muchos para escoger, cuidado de pedir un cono porque seguro te dicen que no hay. Guácalas.

Así que ya no está el Coyoacán del que me quería despedir. Ese se fue sin que supiera cuándo ni a dónde.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…