Ir al contenido principal

Ya nada es igual

En mi preparación para lanzarme al abismo he decidido irme despidiendo de algunas cosas. Esta vez le tocó al centro de Coyoacán.

Terminé ahí buscando libros y huyendo del tráfico de la glorieta de Miguel Ángel del Quevedo y Universidad.

Primero me paré en la librería Gandhi. Error. En esta librería no tienen nada y lo que hay ya está todo empolvado y además no tienen sensibilidad para tratar a un alma que busca desesperada el consuelo de unas letras bien acomodadas.

Como ya hacía hambre y se me atravesó un local con una señora echando tortillas, supuse que encontraría buena comida a bajo costo. Error. Me comí los sopecitos más tiesos de la historia y a un precio exorbitante: ¡46 pesos!. Así que eso, mas un taco de nopales y una agua de horchata me salió en 100 pesos y la seguridad de que jamás volvería.

Luego fuí a la librería El Parnaso. Error. Los libros que tienen son de unas ediciones patito, perfectas para alguien que no le interesa mucho lo que lee. Se salvó la visita por una agenda de Mafalda que me encontré muy bonita.

Ya con la plaza de frente me dije que sería buena idea despedirme de los esquites y los famosos helados de Coyoacán. Error. Me acordé de las filas enormes que había que hacer para refinarse ya sea un elotito o un helado. Alegre camino entre una multitud de gente y puestos que ya no venden a los precios de antes. Me espanté al ver globos de caricaturas gringas en medio de mi Coyoacán, para luego sorprenderme que no hubiera fila en los locales a los que me dirigía. Opté por empezar con los esquites.

Los esquites generalmente eran una maravilla. Uno podía empañar un coche del picor que causaban. Cero. Primero hay que mendigar el que le expriman otro limón y luego que le pongan tantito queso (no le hace que dije que sin mayonesa). Pasaron los esquites sin triunfo ni gloria.

"Bueno, el helado si tiene que estar bueno", me dije. Error. Ahora esos helados son de los más horribles que he probado, compiten con el sabor a congelado de años de los de la fuente de sodas del Italiannins. Sabores no hay muchos para escoger, cuidado de pedir un cono porque seguro te dicen que no hay. Guácalas.

Así que ya no está el Coyoacán del que me quería despedir. Ese se fue sin que supiera cuándo ni a dónde.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…